Florencia en un Día

mercadilloflor

Tras un desayuno en el hotel bastante malo partimos rumbo a la capilla de los Medicci, en la Basílica de San Lorenzo. Por el camino nos topamos con un “mercadillo” de artículos de cuero que con el mismo nombre se monta en el centro (una sucesión de puestos con género a precios de boutiques en los que con mucho regateo apenas logras que bajen a 40 euros un bolso de lo más normalito).

florenciaduomo

Después, a la plaza del Duomo (que significa catedral). Fuimos a ver la Cúpula de la catedral de Santa María dei Fiore y su Torre. Continúa leyendo “Florencia en un Día”

Una tarde en Florencia

Florencia

Florencia es una de esas ciudades en las que uno puede imaginarse viviendo. Tiene un tamaño pequeño y una estética poco común en la que se respira el esplendor de su pasado, cuando fue cuna del Renacimiento, sede del arte, centro neurálgico de la vida social y política. Nombres ilustres han forjado su historia, desde los Medicci, Dante Alighieri, Petrarca y Boccaccio, Galileo Galilei… y no nos olvidemos que en esta ciudad nació Leonardo da Vinci. Por ello como mínimo uno ha de dedicar dos días para visitar la ciudad. Nosotros, a buen paso, lo hicimos en día y medio dándonos tiempo a ver el palacio de los Medicci, Il Duomo, Il Baptisterio, la Torre de Giotto, las galerías donde está el David, la de los Uffizi…

IMG_6152fadfaf

Continúa leyendo “Una tarde en Florencia”

Un día en el Vaticano

Apuntes en el Vaticano

Según el diccionario “decente” significa: “Justo, debido”; “conforme al estado de la persona; “adornado, aunque sin lujo, con limpieza y aseo”. Dicho esto el Vaticano es indecente. Precioso, lujoso, bello pero excesivo hasta rabiar. La bienaventuranza de Jesucristo a los pobres anunciando que de ellos será el reino de los cielos pierde su sentido en cada sala porque el Vaticano es el reino del lujo y el arte en la tierra. Además, sus tiendas deben ser las que más “cash” mueven de toda Italia dado que desde este año (2013) no dejan usar dentro tarjetas de crédito. Pueden, al menos, usarse para comprar la entrada a su museo y capilla Sixtina por Internet (con 60 días de antelación). Es la fórmula para ahorrarse la cola de 3 horas que hay para adquirirla in situ. La otra opción es comprarla en una especie de kiosco-oficina de turismo que hay fuera de la columnata de San Pedro, que cuesta casi el doble pero te “cuelan” legalmente incluyéndote dentro de un grupo, para luego olvidarte en su interior. Ah!, el precio: 16 euros (los domingos cierran).

cola vaticana

No sabíamos la opción de Internet y compramos el billete caro de “grupo” para colarnos y no esperar cola (luego vimos que te saltas la cola del billete, pero no la de acceso, aunque en ésta apenas son 15-20 minutejos).

Una vez se ha accedido al interior del Museo Vaticano, el tiempo puede dejarse aparcado porque faltan horas y ojos para apreciar la ingente cantidad de frescos, estatuas y objetos que hay en su interior. Para empezar, uno se topa en una especie de claustro-patio con el Laoconte que estudió en COU. Un monumento escultórico cuyo autor retorció el mármol como plastilina para dar vida al martirio que sufrió el sacerdote de Troya que alertó, sin que le escucharan, a sus soberanos, a no aceptar el caballo de los griegos. Murió con sus hijos devorado por serpientes.

Torso del Laoconte

Continúa leyendo “Un día en el Vaticano”

La otra boca de la verdad…

La otra “boca de la verdad”… Comparto el apunte y la foto que me envía María José sobre la existencia de otra “Bocca della Veritá” en Italia que aunque menos famosa es visitada por turistas en la otra punta de Roma. Está en Venecia, en el Palacio Ducal, y en este caso su utilidad servía para que los ciudadanos introdujeran en ella las denuncias de hechos delictivos, los cuales, según nos cuenta M.J, “eran verificados por las autoridades, penalizando a los culpables. El denunciante, si los hechos eran ciertos, quedaba en el anonimato, pero en caso contrario, si se producía una infamia, era castigado”. Continúa leyendo La otra boca de la verdad…

Día en Roma

Roma en un díaRoma ni se hizo ni se puede ver en un día, pero saltándose el Vaticano, uno puede ver muchísimo en una sola jornada. Basta partir a primera hora -9.30 ‘va bene’- con energía y zapatillas cómodas. Así lo hicimos en dirección a las Termas de Caracalla (a unos 3 kilómetros del hotel), dentro de un itinerario que nos permitió ver catacumbas, circo, el Palatino, el Foro Romano, el Museo Capitolino, el Panteón y algún tesoro más. Y es que Roma es una ciudad para ver andando que además evita que el turista se deshidrate al estar llena de fuentes de agua potable. Con una botellita tienes agua para todo el día!

De camino a Caracalla, en la Piazza de San Giovanni, entramos en un  monumento que parecía una iglesia por fuera. Era la “Escalera Santa”, la que se supone que Jesús subió y bajó varias veces en el palacio de Pilatos el día que fue condenado a muerte. Hoy los fieles la suben de rodillas en silencio y devoción. La escalera fue traslada de Jerusalen a Roma en el año 325 por orden de Elena de Constantinopla y siglos después Sixto V la mandó apoyar sobre el “Sancta Sanctorum”, la antigua capilla de los papas (la “Sixtina” medieval). En total tiene 28 escalones de mármol, cubiertos de madera, y dicen que a través de unos agujeros se puede ver sangre de Cristo. O son muy pequeños o no se ven si uno sube a pie en plan turista.

Escalera Santa

Estatuas en lo alto de la Escalera Santa

Continúa leyendo “Día en Roma”

A Roma en Tren

Términi, Coliseum y la Fontana de Treviciudad eterna...

Teníamos un plan para la mañana de nuestro segundo día en Italia: Levantarnos tempranito para visitar Herculano y el Museo Arqueológico de Nápoles, donde los periódicos locales publicaban que habían hallado indicios de la existencia de fantasmas durante unos trabajos de rehabilitación (que también destaparon restos griegos). Pero no vimos ni lo uno ni lo otro. La paliza Vesubio-Pompeya nos dejó baldados, así que nos levantamos tranquilos a pegarnos un desayunazo de los que te dejan bien casi hasta la cena, recoger y emprender camino a la Ciudad Eterna. Continúa leyendo “A Roma en Tren”

Un Día en Pompeya y Excursión al Vesubio

Entrada de Pomeya

Los perros siempre han sido bienvenidos en la antigua ciudad de Pompeya, tanto que vagabundean por ella felices y protegidos. Unafundación los alimenta y facilita a los turistas que lo deseen las gestiones para que adopten uno y se lo lleven a casa. Ellos fueron los únicos que nos dieron la bienvenida a la llegada del parque arqueológico más grande que hemos visto. Lo encontramos cerrado a cal y canto por “reunión del personal de seguridad”, que decidió de forma unilateral no abrir hasta casi las 12 horas. Tal contratiempo cabreó, con razón, a más de cien turistas y guías que llegaron de cruceros con el tiempo justo para llevarse el disgusto. Nosotros capeamos la situación montándonos en una de las primeras excursiones del día que partían al Vesubio. Continúa leyendo “Un Día en Pompeya y Excursión al Vesubio”

Italia en una Semana

Para ver Pompeya, como toda Italia, siempre faltan días

De Pompeya a Pisa

Inicio aquí el relato de las vacaciones a Italia. Las organizamos a nuestro aire para ver lo máximo posible, de la manera más cómoda y al menor coste (en pleno agosto). Tras probar distintas combinaciones, establecimos una ruta en tren de sur a norte que iniciamos en la ancestral Pompeya y terminamos en la fotográfica Pisa pasando por Nápoles, Roma y Florencia. El coste total del viaje lo fijamos en 800 euros por cabeza y lo cumplimos más o menos, pese a algún capricho y gasto inesperado. El viaje duró 8 días.

El salto a Italia en avión lo hicimos en Vueling hasta Roma, para hacer transbordo a Nápoles con Alitalia. Vuelo directo de regreso desde Pisa (con Rynair). Allí todos los traslados en transporte público (autobuses, metro y trenes).

La ruta completa fue:

Día 1: Llegada a Nápoles (aeropuerto, noche en la ciudad)

Día 2: Visita a Pompeya y el volcán Vesubio

Día 3: A roma en tren. Visita Coliseo, Fontana de Trevi, etc.

Día 4: Roma. De las termas de los romanos a las catacumbas y el Foro

Día 5: Un día en el Vaticano (y castillo de Sant Angelo).

Día 6: A Florencia en tren. Visita Galería de la Academia, residencia de los Medicci, ponte Vecchio

Día 7: Florencia en una jornada.

Día 8: Pisa. Despedida y última noche en Italia.

Continúa leyendo “Italia en una Semana”

Lúpulo y malta en Madrid

Un rincón de Brujas en Madrid

Mil cervezas en Joaquín María López

Antes de dejar Madrid me gustaría recomendar un sitio fabuloso que descubrimos en este último viaje. Se trata de un bar que está en la esquina de Andrés Mellado con Joaquín María López (cerca de Moncloa). Es simplemente el paraíso de quien gusta disfrutar de la buena cerveza. El nombre del local lo dice todo: Ciudad de Brujas. En su planta baja está el “tesoro”: una nevera con más de cien cervezas diferentes. Entre las que más nos gustaron: “Maset”, “Jupiler”, “Waterloo”, “Chimay” y “Bramante”. La tostada de grifo tampoco está nada mal. Para  “empujar” tienen salchichas gigantes alemanas y unas hamburguesas “mexicanas” de chuparse los dedos, que sirven con patatas fritas de verdad (de las que hay que pelar y cortar y no sacar de la bolsa congelada)… Continúa leyendo “Lúpulo y malta en Madrid”