Del festival…

Éramos jóvenes. Con canas, arrugas y calvos  pero jóvenes. Sobre la arena del coso del concierto de todos los conciertos que no pudimos ver. Con el corazón golpeando el tórax a ritmo del altavoz y nuestra voz elevándose alto, más alto, tan alto que se quebraba. Sobre el escenario pasaron nuestras noches. Nuestros amores, desamores, nuestras risas. Nuestros LPs con muchas más canas, arrugas y calvas que nosotros. Éramos jóvenes. Jóvenes para bailar y reir y zampar un enorme bocadillo de panceta salchicha y morcilla para llegar hasta el final. Éramos lo que fuimos y todos sonreímos por volvernos a ver.   </ … Continúa leyendo Del festival…

Un festival que será la leche: El Iberia Festival (Benidorm)

iberia_festival_2014

La primera vez que fui a un concierto en directo tenía 14 años. Fue en las fiestas patronales de Collado Villalba y tocaba un Pingüino en mi ascensor. Me lo pasé tan bomba con aquella música tan divertida que el siguiente concierto al que fui fueron los Toreros Muertos con su incombustible Pablo Carbonell.

Por entonces era también seguidora de los Hombres G, aunque no tan súper fan como para participar de extra en sus pelis, como hicieron mis compas de EGB. Además, seguía fiel a Mecano, a quien descubrí con 12 años gracias a la canción “en tu fiesta me colé…” que se sabía –por su hermana mayor- otro compa de clase.

Después llegó la segunda adolescencia. De los 15 en adelante. Y yo ya era mayor. Me gustaba loquillo, fumaba los primeros pitillos y me enmoñaba con el “Cádillac solitario” y con el “Camino a Soria” de Gabinete Galicari.  La pasión platónica me llegó con Rafa de la Unión y el mar de pena en el que ahogar mis desamores con Los Secretos. Continúa leyendo “Un festival que será la leche: El Iberia Festival (Benidorm)”