Tarragona en Tres o Cuatro Días : La Escapada Perfecta

anfiteatro tarragona
Vistas del anfiteatro de Tarragona desde la terraza del hotel

Tarragona, Tarraco para romanos, Kesse para los Cissetanos (tribu Ibera que habitaba la zona), ha sido desde tiempos remotos lugar importante como atestiguan, no sólo sus restos arqueológicos, sino la historia que va ligada a estos. Desde la era de la expansión comercial Fenicia y Griega por el Mediterráneo, esta tierra ha tenido suma importancia no sólo como mercado, sino que fue clave en la conquista romana de la Península, llegando a ser capital de la Hispania Citerior o Hispania Tarraconensis. Por ella han pasado desde Cónsules a Césares y su entorno esconde maravillas para el turismo, lo que le valió la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO en el año 2000.

Pero no sólo de restos romanos vive Tarragona, la ciudad encierra otras “sorpresas” en forma de casas Modernistas, fachadas, la Catedral y un largo etc de callejas por las que perderse y dejar pasar el tiempo, a ser posible con un buen vermut con su sifón.

La estancia puede ser de 3 noches con sus correspondientes días… pero aconsejamos añadir otro para visitar la localidad de Montblanc (la de la leyenda de San Jorge y el dragón, a apenas 40 kilómetros) y el Monasterio de Santa María de Poblet, ambas visitas muy pero que muy recomendables. (Ojo, si ya se puede alargar la estancia una semana en Tarragona también se puede disfrutar de sus playas y de sus rutas más tranquilamente).

El Plan fue de 4 días:

Día 1.- Tarraco Romana: Foros Imperiales, Anfiteatro, Pretorio Romano, Circo Romano…

Día 2.- Tarraco Romana exteriores: Acueducto, Villa Centcelles, Torre Escipiones, Cantera…

Día 3.- Catedral, casas señoriales y Tarragona Modernista.

Dia 4.- Montblanc y Santa María de Poblet.

tarragona visitar qué ver

DIA 1. Tarragona Romana

Después de acudir a la oficina de turismo y pertrecharnos con el correspondiente mapa de la ciudad y marcar las localizaciones más importantes, comenzamos visitando el Foro Romano. Tarraco tuvo dos foros, el del municipium (foro de la colonia) y el foro provincial. Nosotros nos encaminamos al de la colonia. En él se pueden observar las calles enlosadas, los templos, la basílica, las tiendas, el alcantarillado, depósitos de aceite y un largo etc de restos que muestran cuan monumental llegó a ser la capital de la Citerior.

No excesivamente lejos se encuentra la necrópolis Paleocristiana. Tras su visita nos dirigimos al Anfiteatro, posiblemente la niña bonita de la ciudad. A orillas del Mediterráneo, simplemente espectacular. Construido en el siglo II d.C. aquí fue martirizado San Fructuoso, motivo por el cual se levantó en el siglo VI una basílica visigoda para conmemorar al santo y sobre ella, con posterioridad, la Iglesia medieval de Santa María. Lo mejor es sentarte en el graderío y dejar que fluyan los pensamientos escuchando el mar. No los dejamos que fluyeran mucho tiempo pues quedaba aún mucho por ver y además tuvimos la suerte de contar con unas vistas al anfiteatro también espectaculares desde la terraza del hotel (el Husa Imperial Tarraco).

museo arqueológico tarragonaLo siguiente: los restos del Circo. Como ya hemos comentado antes, Tarraco era (y es) monumental. En él los tarraconenses podían contemplar carreras de bigas o de cuadrigas (según fueran 2 o 4 los caballos que tiraran del carro, nunca mejor dicho). Tras acceder a él por su grandiosa fachada, accedimos a las bóvedas que sustentaban el graderío y entramos en un largo corredor iluminado. Tras salir, nos topamos con los primeros restos del enorme foro provincial. Poco de él ha pervivido hasta nuestros días,  no en vano sobre él se levantó la Tarragona medieval y la moderna y la actual. Eso sí, en pie aún el edificio del “Pretorio”, convertido ya en la Edad Media en castillo del rey. En su interior alberga el museo arqueológico, principalmente romano donde se debe pasar un buen pero buen rato observando todos los restos allí expuestos: anclas de barcos, ánforas, estatuas y por encima de todo, los mosaicos…

vermut en tarragonaA la salida, nada mejor que un buen vermut del lugar, con sifón y aceitunas, para refrescarse y coger fuerzas para la siguiente “etapa romana”. (Por cierto, hasta el 25 de mayo un montón de establecimientos ofrecen tapas, menús y platos elaborados con menús romanos).

Mientras seguíamos hacia el acceso a las murallas romanas los restos del foro y demás seguían apareciendo a nuestro paso y no solo como tales restos sino incluso como sustento de fachadas y elementos constructivos modernos.

Al fin, llegamos a las murallas. Hoy solo se conserva un tercio de las mismas y entre sus torres, la del arzobispo (se podría considerar ya medieval por las reformas que en esa época se realizaron) y la de Minerva. Tras recorrerlas y encontrarnos con “viejos amigos” como la loba capitolina, Augusto,… entramos a ver la maqueta de la antigua ciudad romana. Tremenda, espectacular, y sobre todo muy detallista.

El sol estaba cerca de ponerse, la tarde comenzaba a languidecer, la noche se asomaba y el día había sido largo. Fuimos a cenar a un restaurante italiano muy recomendable que había en una gran avenida paralela al hotel, la Rambla Nova, y fuimos a descansar, que aún quedaban más días.

 DIA 2. Tarragona extramuros

Tarragona escultura romana

Cogimos el coche y nos fuimos a ver los restos que de la época romana quedan en los alrededores de Tarragona. El acueducto, también conocido por “puente del diablo” se encuentra tras andar entre bosques, el paseo es muy agradable y te oxigena, nunca mejor dicho. Su visión, impresionante. Te transporta a la época de su construcción y su leyenda…. La historia, pese a sus variantes, siempre tiene al diablo como constructor.

De ahí a la Villa Romana de les Centcelles, sin lugar a dudas interesante su visita. AQUÍ os dejamos un enlace en la que se habla de ella.

Seguimos dirección Barcelona por la N320 y nos encontramos con la Torre de los Escipiones, torre sepulcral situada junto a la antigua Via Augusta, datada en el primer cuarto del siglo I d.C. Siguiendo dirección Barcelona (o Barcino si nos ponemos romanos) encontramos la cantera del Mèdol. En ella se observan aún bloques a medio extraer y sobre todo el testigo de la altura inicial en la que comenzaron a extraer. Se la conoce como el águila del Mèdol, de más de 15 metros de altura. Continuamos camino hacia la villa romana de Els Munts. Construida en época de Augusto, estuvo ocupada, según nos dijeron hasta el siglo VII d.C. Destacan sobre todo sus mosaicos.

Tras reponer fuerzas nos dirigimos hacia el último destino de la ruta digamos “extramuros” de la Tarraco romana, el Arco de Berà, arco sencillo situado sobre la misma Vía Augusta de finales del siglo I a.C. Hay que verlo, el arco y todo lo anterior, claro está. Decidimos volver al hotel para recuperar fuerzas y cambiar un poco el chip pues cerrábamos la etapa romana para dar paso a la medieval y modernista.

DIA 3. Tarragona Modernista

qué ver en tarragona

Nada más salir del hotel nos topamos con los primeros restos medievales, se trataba de restos de los lienzos de las murallas que rodeaban la antigua ciudad medieval. Accedimos al interior del Castillo del Rey, que como comentábamos antes es de origen romano. Desde su terraza se obtiene una vista completa de Tarragona e incluso se puede llegar a ver Port Aventura. Tras ver sus pisos y salas seguimos andando por lo que un día fue la ciudad medieval, atravesando los arcos de la judería, diferentes iglesias y edificios de entre siglos XII-XIII como la capilla de Santa Tecla, el Hospital del mismo nombre, los soportales góticos de la calle de la Mercería,… hasta llegar a la Catedral.

catedral tarragonaDe origen romano, como bien atestiguan los restos encontrados bajo el suelo del templo actual, se trata de un edificio que es un buenísimo ejemplo de la transición del Románico al Gótico. De su fachada destaca el enorme rosetón. Sin duda alguna es uno de los monumentos a visitar, sobre todo porque su estado de conservación es perfecto. Continuamos por el claustro, de planta rectangular, donde se observa una gran muestra del arte escultórico del románico en estas tierras. Como muestra la puerta de paso del Claustro a la Catedral, realizada toda en mármol presentando en el tímpano a cristo en majestad rodeado de los símbolos de los evangelistas.

Tras reponer fuerzas en una tienda-tetería-boutique que hay bajando las escaleras de la catedral continuamos avanzando en el tiempo para llegar a la época modernista y a edificios señoriales de época anterior, donde diferentes casas-palacios-fachadas nos esperaban.

Es mucho y muy variado lo modernista que se puede encontrar en la ciudad, destacando sobre todo las fachadas de edificios de la época como la casa Ximenis, la casa Ripoll, la casa Salas, la Casa Bofarull, el teatro Metropol,… todas se pueden ver si realizas la ruta modernista que recoge la web de turismo de la ciudad.

tarragona casa modernista

Pero nosotros optamos por visitar, tras el tentempié, la casa Canals, casa que se construyó aprovechando la muralla romana y que es una de las pocas casas señoriales de la ciudad que se conserva. Tras ver sus dependencias seguimos camino hacia la casa Castellarnau. La entrada a las dos junto con la entrada a las murallas, el pretorio y el circo, el foro local y el anfiteatro se vende también en entrada conjunta.

La casa aunque su origen se remonta a principios del siglo XV, fue hogar de familias influyentes de la ciudad hasta el siglo XIX. En ella se llegó a alojar el mismísimo emperador Carlos I. La casa conserva en su interior estructuras arquitectónicas de diversas épocas si bien, lo que más destaca por encima del resto son las pinturas murales de sus paredes.

(En el blog de Cultura de Tarragona, por otra parte, podéis ver las actividades culturales que organizan en cada momento vinculadas con su patrimonio cultural).

Nosotros volvimos al hotel a recuperar fuerzas y preparar la salida a Montblanc y a Santa María de Poblet.

DIA 4. Escapada a Montblanc y Santa María de Poblet

montblanc 

Situada a unos 40 kilometros de Tarragona se encuentra la villa medieval de Montblanc, famosa porque en ella tuvo lugar el encuentro entre San Jorge y el dragón con fin fatal para el saurio. Imagino que todos sabéis la historia, pero sino, en una de las puertas de entrada a la ciudad se recoge la misma, así que…

dragón mont blancRecomendable sin lugar a dudas el paso de ronda, recorrido por la muralla y por las torres de defensa de la misma, algunas de las cuales se han convertido en vivienda, otras se pueden visitar. También visitar la iglesia de Santa María de Montblanc, las puertas de acceso a la villa, el ayuntamiento, la plaza, así hasta un sinfín de edificios, iglesias y callejas que le transportan a uno hasta el medievo. Destacar el puente viejo del siglo XII.

Mural de Poblet
Mural de la Villa

Una vez dimos buena cuenta de una suculenta comida típica de la zona, seguimos camino hacia el Monasterio de Poblet a unos 10 kilómetros. “Sin palabras” es la mejor manera de reflejar lo que uno se encuentra en mitad de la nada, en medio de un valle que hoy ha derivado en edificio de hospedaje, bodega vinícola y que tiempo atrás fue panteón real de la Corona de Aragón desde finales del siglo XIV. Abandonado en 1835 por la desamortización de Mendizábal, fue declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991. Hoy día sigue viviendo en él una pequeña comunidad de monjes.

bodegas

El recinto es simplemente impresionante y tras acceder a un gran patio uno se topa con la portada barroca de la iglesia y a su lado la puerta real defendida por dos torres similares a las de las murallas de Valencia.

El interior, al igual que lo visto en el exterior, excepcional, destacando de la iglesia el altar mayor realizado en alabastro, así como las estancias del monasterio hoy reformadas. Sin lugar a dudas una de esas escondidas joyas que guarda el territorio español.

monasterio tarragona

Monasterio Tarragona

4 thoughts

  1. Bones, quina experiència més bona sobre les activitats i turisme a Tarragona, realment m’ha agradat molt. M’ha anat molt bé llegir-ho per que aixi puc començar a orientarme en quins llocs vull anar a veure. Aquesta info de tarragona modernista, romana i demés m’anirà molt bé per a planificar el meu viatge. Moltes gràcies per la info.

    1. Moltes gràcies a tu per lleir mi blog. La veritat es que Tarragona es fantástica i té molt per a veure. (Mi catalán es “cortet”, espero no haberlo escrito muy mal) 😉

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s