Simat de la Valldigna: paseos, Monasterio y “Figatells”

SIMAT2
Jardines del monasterio de Simat de la Valldigna

Un lugar que nunca pensamos visitar como turistas y que resultó perfecto para un par de días es Simat de la Valldigna. Ubicado cerca de Gandía, este pueblo valenciano va a su rollo y a su ritmo. Sin hoteles ni casi restaurantes, tiene uno de los monasterios más grandes de la Comunidad Valenciana: el de Santa María de la Valldigna (que puede visitarse mañanas de sábados y domingos, a 3 euros la entrada). En el plano gastronómico son interesantes los embutidos de sus pequeños comercios, algunos típicos como una especie de morcilleta no apta para colesteroles elevados llamada “figatell”.

Llegamos a Simat de la Valldigna atraídos por la estética de una casa rural ofertada en el librito del plan de escapadas “La vida es Bella”. Al llegar lo primero que vimos fue la caseta de la tourist info cerrada. Sin problema. La dueña de la casa, cuando vino a traer la llave, nos informó sobre todo lo que necesitábamos conocer -y más- sobre el pueblo y sus rincones.

qué ver en Simat de la ValldignaSiguiendo sus consejos tomamos un camino entre naranjos hacia la Ermita de Santa Anna. Construida sobre la que se considera una de las mezquitas más importantes del Reino de Valencia, a simple vista no tiene nada de especial, pero el paseo es bonito. Bonito y corto. 10 minutos se tarda en llegar desde el pueblo. Para hacer “hambre” seguimos pululando por éste para ver otros lugares “destacados”… Para gustos los colores y para el nuestro Simat es de lo más normal y corriente, y sus tesoros, -amén del convento- están en sus afueras, en los senderos que atraviesan sus verdes parajes. Continúa leyendo “Simat de la Valldigna: paseos, Monasterio y “Figatells””