Simat de la Valldigna: paseos, Monasterio y “Figatells”

SIMAT2
Jardines del monasterio de Simat de la Valldigna

Un lugar que nunca pensamos visitar como turistas y que resultó perfecto para un par de días es Simat de la Valldigna. Ubicado cerca de Gandía, este pueblo valenciano va a su rollo y a su ritmo. Sin hoteles ni casi restaurantes, tiene uno de los monasterios más grandes de la Comunidad Valenciana: el de Santa María de la Valldigna (que puede visitarse mañanas de sábados y domingos, a 3 euros la entrada). En el plano gastronómico son interesantes los embutidos de sus pequeños comercios, algunos típicos como una especie de morcilleta no apta para colesteroles elevados llamada “figatell”.

Llegamos a Simat de la Valldigna atraídos por la estética de una casa rural ofertada en el librito del plan de escapadas “La vida es Bella”. Al llegar lo primero que vimos fue la caseta de la tourist info cerrada. Sin problema. La dueña de la casa, cuando vino a traer la llave, nos informó sobre todo lo que necesitábamos conocer -y más- sobre el pueblo y sus rincones.

qué ver en Simat de la ValldignaSiguiendo sus consejos tomamos un camino entre naranjos hacia la Ermita de Santa Anna. Construida sobre la que se considera una de las mezquitas más importantes del Reino de Valencia, a simple vista no tiene nada de especial, pero el paseo es bonito. Bonito y corto. 10 minutos se tarda en llegar desde el pueblo. Para hacer “hambre” seguimos pululando por éste para ver otros lugares “destacados”… Para gustos los colores y para el nuestro Simat es de lo más normal y corriente, y sus tesoros, -amén del convento- están en sus afueras, en los senderos que atraviesan sus verdes parajes.

Fuimos a comer a un bar que está en la plazoleta que hay frente al monasterio. Lo bueno de salir de viaje es que uno se llena de paciencia y buen humor. La camarera tardó 20 minutos en preguntar qué queríamos. Se disculpó con un “perdón, es que estoy sola y voy de culo”, en una terraza donde solo éramos 3 mesas (de 2) y en cuyo establecimiento trabajaba también una cocinera y un señor en la barra solitaria… Guardadas las prisas, nos echamos unas risas bromeando sobre el estrés del lugar y devoramos la comida -bien rica- que al fin nos puso.

simat7

Sentados en la espera también disfrutamos de otra curiosidad del pueblo. Su bando municipal sonoro. Sin el pregonero de antaño aquí siguen informando al personal de las novedades mediante altavoces dispuestos por sus calles. La apertura de una zapatería, la inauguración de un bar o la convocatoria para recoger los plaguicidas suenan de pronto interrumpiendo el silencio.

Por la tarde, la quietud la anula un escuadrón de niños aparecido como de la nada. Jugando en la plaza o volando con sus bicis son los reyes del pueblo. Tal lujo obliga a quien busca tranquilidad a animarse a recorrer alguno de los senderos de la zona, casi todos muy fáciles de hacer.

Para cerrar la jornada de paseitos nos fuimos de cañas. La “primera” parada fue un bar llamado Ramonete que tenía un buen repertorio de cervezas y un baño para señoras de corta estatura. Para nuestro chasco, a las 22 h.cerró y con él casi todo el pueblo. Ni un restaurante encontramos para cenar, así que aprovechamos las instalaciones de la casa, que tenía hasta barbacoa en su pequeño patio interior.

Simat Vall digna

Al día siguiente fuimos al monasterio de Santa María de la Valldigna, cuya historia y nombre la da su fundador, Jaume II.Dicen que cuando pasó por el lugar (entonces conocido como el valle de Alfándech) le dijo al abad de Santes Creus que lo acompañaba: “un valle digno (vall digna) para un monasterio de vuestra religión”.  Y cedió los terrenos para tal cometido.

simat4

Lo que construyeron fue un monasterio imponente que estuvo habitado hasta 1835, la desamortización de Mendizábal. Tras años abandonado y saqueado, en el 91 lo compró la Generalitat Valenciana e inició su rehabilitación. Mucho le queda (y más en plena crisis) pero las zonas en las que se ha trabajado dan cuenta de cómo pudo ser en su época de esplendor. Impresionante. Solo por verlo y hacer un poco de ejercicio por los senderos cercanos merece la pena visitar la localidad.

simat3

5 thoughts

  1. España tiene tantos lugares desconocidos para la mayoría de nosotros, que gracias a tus informaciones, vale la pena descubrirlos. Adelante con ellos !!!

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s