Salamanca en 2 días, lugares que ver en la ciudad del saber

catedraltambores

Hay ciudades por las que uno pasa y piensa que le hubiera gustado vivir en ellas en algún momento de su vida. Salamanca es una. Incluso recorriéndola en verano despoblada de sus miles de estudiantes, nace el deseo imposible de retroceder en el tiempo para ser uno de sus universitarios. Como el arroz se nos pasó hasta para hacer de tunos, nos conformamos este verano con caminarla, aprenderla y saborearla como turistas.

catedralsalamanca4El primer día lo aprovecharíamos para ver la Clerecía y sus torres (la Scala Coeli); la Casa de las Calaveras y la de las Conchas; las Catedrales Nueva y Vieja, sus torres medievales y salas (Ieronimus), el Convento de las Úrsulas; así como el Museo de Art Nouveau, el Archivo de Salamanca y la Cueva de Salamanca. El segundo día fue para las estancias de la Universidad.

Llegamos sobre las 11 de la mañana a nuestro hotelazo. El Alameda Palace, de 5 estrellas, a tiro de piedra de la plaza Mayor. Lo encontramos en Trivago y como el anuncio de la tele nos salió la habitación de celebrity a precio mileurista: 54 euros desayuno incluido. Aún así llegamos recelosos al encontrar – tras cerrar la reserva- alguna mala crítica por la red. No la entendimos. Aunque no decoraríamos nuestra casa como el hotel, éste es una pasada, de los de antes (como uno se imagina el antiguo Plaza de Madrid). Sus amplios salones y pasillos tienen muebles de madera maciza lustrosa. Sus paredes están llenas de espejos brillantes y de cuadros inmensos con marcos que valen un Potosí. Son dorados hasta los apliques de la habitación y su baño es como el de los romanos, grande y revestido de mármol. Pero lo que más nos impresionó fue el comedor del desayuno. Acostumbrados a decoraciones “ikea” este tenía tanto “glamour” que parecía que fuera a entrar Unamuno y compañía en cualquier momento.

Tras ver como era el hotel y dejar al botones la llave del coche para llevarlo al parking (¿cómo señores o no?), bajamos por la comercial calle del Toro hacia la plaza Mayor. De camino vimos la iglesia de San Juan de Sahagún y nos enternecimos con la versión de “Strangers in the nigh” de un violinista callejero.

Al llegar la plaza nos vino a la mente la Mayor madrileña, a falta de equino. La de Salamanca también está llena de comercios, bares y restaurantes bajo sus soportales (interesante una antigua farmacia aún activa). Entre ellos está Continúa leyendo “Salamanca en 2 días, lugares que ver en la ciudad del saber”