Fabuloso: Museo de Bellas Artes de S.Fernando (Madrid)

angel caidoUn angel negrísimo, retorcido y enfurecido, vaciado del original caido sobre la fuente del Retiro, da la bienvenida al visitante en la entrada interior del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Un lugar donde -a diferencia de en El Pardo– atienden de maravilla al visitante, tienen entrada reducida para un montón de perfiles y gratuita para parados, profesore,s y universitarios y jubilados sin importar la edad que tengan. Para colmo de dicha permiten tomar fotos sin flash y si se paga la entrada no sube de 6 euros.

eva manzanaAnte la sucesión de salas que ofrece es necesario dedicar varias horas al disfrute del museo, que reserva  un par de salas en la entreplanta para exposiciones temporales como fue en enero de 2014 la de Goya y Goñi.

En las permantentes uno  encuentra un sinfín de artistas y cuadros fabulosos pintados por anónimos y personajes reconocidos tras su paso por esta institución dedicada a la enseñanza de las artes. Y es que hasta Goya fue profesor en esta academia que tanto costó poner en marcha.

Porque no es precisamente reciente. La academia fue ideada por un pintor llamado Antonio Meléndez, que propuso su creación sin éxito a Felipe V en 1726. Con aquella idea, unas dos décadas después, el escultor de cámara Doménico Olivieri abrió una academia privada. Continúa leyendo “Fabuloso: Museo de Bellas Artes de S.Fernando (Madrid)”

De ruta por Madrid (fin)

De la Ley de Tapas de Alfonso el Sabio y otras cosas del viejo MadridMúsico en la plaza Mayor

Durante años los estudiantes de los institutos de Secundaria de Madrid celebraban “el día de las pellas” en la plaza Mayor. Se hacía el viernes previo a las vacaciones de Navidad, antes de montar los puestos con artículos navideños y sellos. La plaza y sus alrededores se atestaban de adolescentes algo ebrios con muchas ganas de diversión. Hacían “guerras” armados con sprays de colores y de espuma que les dejaban pringosos para todo el día. Poco a poco, los policías empezaron a requisarlos, sobre todo después del año en que los huevos del caballo de Felipe III aparecieron tuneados de rosa fucsia. La policía empezó a acordonar los accesos, cacheando a quienes entraban, ahuyentando borrachos… Hasta que “el día de las pellas” se convirtió en algo del pasado. Fui testigo de su fin con una amiga. Ambas prometimos no faltar nunca a la cita así tuviéramos cien años, pero abandonamos cuanto con 21 vimos la plaza vacía. Brindamos con sangría por los buenos ratos en el “Mesón de la Tortilla” de la la Cava de San Miguel y no regresamos.

Retrospectiva del día de las Pellas en la Plaza Mayor

Este enero de 2013 entro con mi familia en la taberna de abajo, el “Rincón de la Cava”. Me leen el pensamiento y con las 4 cañas ponen de tapas unos pinchos de rica tortilla de patata. Por cierto, que siempre pensé que las tapas se idearon antaño para evitar que las moscas cayeran en el vino y según me ilustra mi libro, vienen de una ley de Alfonso el Sabio, quien su sabiduría, impuso en toda Castilla la prohibición de  servir bebidas alcohólicas sin ir acompañadas, gratuitamente, de pequeñas porciones de comida (una medida que él mismo se aplicó por consejo de su médico y que le mejoró la salud). Fue una gran ley para lo pobres agricultores y es la explicación de porqué con una cerveza te ponen un pincho y con una coca-cola unas olivas y gracias, algo que siempre me había preguntado. Continúa leyendo “De ruta por Madrid (fin)”

De Ruta por Madrid

España Cañí

Vivir en Madrid hace que uno se olvide de mirarlo. Al menos en mi caso, nunca paseé contemplando y descubriendo sus edificios singulares, la estética de sus antiguas tabernas, ni me interesé por la historia de sus rincones mientras fue mi hogar. Es ahora, cuando mi estancia en la ciudad se limita a vacaciones de Navidad y paradas de paso, cuando me convierto en turista, en visitante ávida de verlo todo. Para ello esta ciudad, la más bonita del mundo (sí, es cierto que muchas me quedan por ver), ofrece un sinfín de opciones. Desde el dejarse llevar repostando fuerzas a base de churros, cervezas y tapas, como hice la primera semana de 2013 con mi familia, o a través de  rutas, que merecen la pena para todos. Éstas las ofertan tanto Ayuntamiento de Madrid (han de reservarse con antelación y cuestan unos 6 euros por cabeza), como personas y empresas. Aquí dejo el link de un profesor madrileño que las organiza: Caminando por Madrid. También se puede ir con la ayuda de guías o libros. Recomiendo uno: “Madrid Oculto” (de Marco y Peter Besas), perla encontrada sin proponerlo en una tienda muy interesante del barrio de las letras, en la calle Huertas 47 (su único problema es que no aceptan tarjetas).

 De los baúles del bisabuelo Julio a Malasaña

(De ruta por Madrid I)

Parada de Argüelles

El primer jueves de 2013 partimos desde Argüelles para redescubrir Madrid en una ruta a pie que nos llevó por todo el centro y que se alargó desde la mañana a la tarde. Empezamos a buen ritmo por la calle Rodríguez San Pedro, pasando por un edificio que vi antes un millón de veces sin que me llamara la atención y que resulta que fue un modelo arquitectónico en la década de los 60. Se trata de la Casa de las Flores, un bloque de viviendas diseñado por Secundino Zuazo Ugalde (como cuenta la Wikipedia), cuya mayor particularidad, además de la estética exterior y el patio interior, es que fue casa de Pablo Neruda los dos años previos al estallido de la Guerra Civil española.Casa de las Flores, Madrid

Logo Baúles Julio Portolés

Continuamos hacia la calle Princesa para transportarnos, a través de los recuerdos de mi padre, al glamour de otros tiempos… Continúa leyendo “De Ruta por Madrid”