Ruta de Torres Vigías del siglo XVI en Benidorm

torrecaletes
Torre Bombarda, única por su forma circular.

En Benidorm podemos seguir la pista de los vigilantes de la costa del siglo XVI. En su parque natural de Sierra Helada están las torres Bombarda, de l’Albir y Les Caletes, y su seguimiento puede continuarse de norte a sur por todo el litoral mediterráneo, teniendo su parada más inmediata en Villajoyosa, con su torre del Aguiló.
La sucesión de torres vigías fue un entramado defensivo montado por Felipe II para defender su imperio. Aunque ya existían antes, con este rey se perfeccionaron para formar parte de una geoestrategia que buscaba dominar el mundo, diseñadas tanto para defender como contraatacar. En estas torres solían dos hombres a pie y dos a caballo (llamados “atajadores”) que se encargaban de la vigilancia y la transmisión de alertas al resto de torres y castillos por medio de fogatas, y distaban entre ellas unos 6 km una de otra.
En la zona norte más inmediata a Benidorm está la Torre Bombarda. Podemos acceder a ella cruzando a pie Sierra Helada o -mucho más cómodo- iniciando la marcha en la entrada del camino que conduce al faro del Albir (l’Alfàs del Pi), donde hay parking y aseos.
En menos de una hora de tranquilo paseo entre arbolado y panorámicas fantásticas se llega al citado faro. A su izquierda está la base de una estructura antigua, la piramidal de la torre Bombarda, cuya función era vigilar ante piratas argelinos y corsarios (la diferencia entre ambos está en que los segundos tenían la patente de corso para robar a quien viniera en gana con veloces barcos llamados ‘fustas’). La expresión “ver moros en la costa” viene, precisamente, de los vigilantes de estas torres.
Desde la torre Bombarda hay más o menos una legua hasta la torre Les Caletes de Benidorm. Podemos hacerla a pie o regresar en coche a Benidorm y dejar esa ruta para otra salida.
La torre de Benidorm se llamaba “de les Caletes” desde ella se divisan los acantilados donde se escondían los piratas argelinos que llegaban a hacer sus “razias” (ataques por sorpresa a poblaciones “infieles”). A diferencia de la Bombarda y de la del Aguiló en Villajoyosa, la de Benidorm es circular. En ella existe un cañón de hierro, 3 balas de artillería de calibre del 7 y del 12 y una cureña de campaña.
El acceso a la torre, desde Benidorm, también es fácil. Transita por una antigua carretera de la Sierra Helada, junto a bellos acantilados, y está bien marcada.
La siguiente parada defensiva, hacia el sur, está en el Mirador de Benidorm. Hoy su balaustrada blanca no hace sospechar que en aquella punta saliente, llamada El Canfali, se dispuso de una pequeña población con intenciones defensivas. Sólo unos cañones, en medio de su turística plazoleta, sugieren que hubo una vez allí un castillo… aunque en realidad era más bien un fortín.
Para la siguiente parada uno ha de viajar a La Cala de Villajoyosa, donde aguarda su rehabilitada torre d´Aguiló, también de fácil acceso a través de un camino bien marcado y con paneles explicativos en su recorrido.

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s