Isla de los Periodistas, la Isla de Benidorm

A la isla de los Periodistas

En la latitud 38º 30,1 N, longitud 0º 07,8 W se encuentra la Isla de Benidorm, también llamada Isla de los Periodistas. Un peñón lleno de gaviotas que desde hace más de 50 años se explota turísticamente gracias a los viajes que realizan a diario (menos los miércoles) unos barcos que han quedado apodados con el nombre de  “golondrinas”.

Golondrina en los 70, foto de Quico
Golondrina en los 70, foto de Quico

Pero esta isla es más que un lugar a visitar. Es el icono de la capital de las vacaciones de la clase media que está, por cierto, llena de sorpresas. Continúa leyendo “Isla de los Periodistas, la Isla de Benidorm”

Villajoyosa (calafates, pescadores y rederos)

Astillero de Santa Marta, Villajoyosa

Villajoyosa es uno de esos pocos lugares donde aún puede verse, casi a pie de playa, cómo era la vida antes de que el urbanismo salvaje arrasara la industria. Basta con acercarse al puerto. Desde él parten antes del amanecer los barcos pesqueros hacia el mar, sin embargo lo interesante no está en ellos (al menos no hasta que regresen cargados de pescado sobre las cinco de la tarde). Lo que merece la pena y pasa desapercibido está junto a él, el “astillero” Santa Marta. Continúa leyendo “Villajoyosa (calafates, pescadores y rederos)”

Villajoyosa (de la burguesía del XIX a los piratas del XVI)

Quien tenga tiempo y esté un martes cerca de Villajoyosa (norte de Alicante) está de suerte. Este día, si uno se organiza, puede descubrir de una forma divertida un emocionante pasado donde no faltan romanos, piratas, corsarios e incluso chismes de la alta burguesía local de comienzos del siglo XX. Continúa leyendo “Villajoyosa (de la burguesía del XIX a los piratas del XVI)”

Que Hacer un Dia en Denia

gaviotasvigilantes

Como suele ocurrir a veces lo que tenemos más cerca es lo más desconocido. Para romper esa tónica pasamos una jornada a Denia, al norte de la provincia de Alicante. Fuimos en coche, aparcando cerca del puerto a escasos cien metros de la oficina de turismo. Allí nos sacamos la “Denia Card” (tarjeta que ofrece descuentos para turistas) y dejamos que nos guiaran un poco sobre qué ver en esta capital de la comarca de la Marina Alta. Descubrimos su castillo, su interesante museo del juguete, su mercado y sus tapas

Continúa leyendo “Que Hacer un Dia en Denia”

Lúpulo y malta en Madrid

Un rincón de Brujas en Madrid

Mil cervezas en Joaquín María López

Antes de dejar Madrid me gustaría recomendar un sitio fabuloso que descubrimos en este último viaje. Se trata de un bar que está en la esquina de Andrés Mellado con Joaquín María López (cerca de Moncloa). Es simplemente el paraíso de quien gusta disfrutar de la buena cerveza. El nombre del local lo dice todo: Ciudad de Brujas. En su planta baja está el “tesoro”: una nevera con más de cien cervezas diferentes. Entre las que más nos gustaron: “Maset”, “Jupiler”, “Waterloo”, “Chimay” y “Bramante”. La tostada de grifo tampoco está nada mal. Para  “empujar” tienen salchichas gigantes alemanas y unas hamburguesas “mexicanas” de chuparse los dedos, que sirven con patatas fritas de verdad (de las que hay que pelar y cortar y no sacar de la bolsa congelada)… Continúa leyendo “Lúpulo y malta en Madrid”

De ruta por Madrid (fin)

De la Ley de Tapas de Alfonso el Sabio y otras cosas del viejo MadridMúsico en la plaza Mayor

Durante años los estudiantes de los institutos de Secundaria de Madrid celebraban “el día de las pellas” en la plaza Mayor. Se hacía el viernes previo a las vacaciones de Navidad, antes de montar los puestos con artículos navideños y sellos. La plaza y sus alrededores se atestaban de adolescentes algo ebrios con muchas ganas de diversión. Hacían “guerras” armados con sprays de colores y de espuma que les dejaban pringosos para todo el día. Poco a poco, los policías empezaron a requisarlos, sobre todo después del año en que los huevos del caballo de Felipe III aparecieron tuneados de rosa fucsia. La policía empezó a acordonar los accesos, cacheando a quienes entraban, ahuyentando borrachos… Hasta que “el día de las pellas” se convirtió en algo del pasado. Fui testigo de su fin con una amiga. Ambas prometimos no faltar nunca a la cita así tuviéramos cien años, pero abandonamos cuanto con 21 vimos la plaza vacía. Brindamos con sangría por los buenos ratos en el “Mesón de la Tortilla” de la la Cava de San Miguel y no regresamos.

Retrospectiva del día de las Pellas en la Plaza Mayor

Este enero de 2013 entro con mi familia en la taberna de abajo, el “Rincón de la Cava”. Me leen el pensamiento y con las 4 cañas ponen de tapas unos pinchos de rica tortilla de patata. Por cierto, que siempre pensé que las tapas se idearon antaño para evitar que las moscas cayeran en el vino y según me ilustra mi libro, vienen de una ley de Alfonso el Sabio, quien su sabiduría, impuso en toda Castilla la prohibición de  servir bebidas alcohólicas sin ir acompañadas, gratuitamente, de pequeñas porciones de comida (una medida que él mismo se aplicó por consejo de su médico y que le mejoró la salud). Fue una gran ley para lo pobres agricultores y es la explicación de porqué con una cerveza te ponen un pincho y con una coca-cola unas olivas y gracias, algo que siempre me había preguntado. Continúa leyendo “De ruta por Madrid (fin)”

De ruta por Madrid (II). De la calle Desengaño al Congreso y los bocatas de calamares de la plaza Mayor

De la calle Desengaño al Congreso y los bocatas de calamares de la plaza Mayor

Bajando Valverde se deja Malasaña y se llega a la Gran Vía. Valverde no tiene nada de especial, aunque me llama la atención una tienda del Burlesque que vende todo lo necesario para ser en una auténtica “Priscilla”.

Cartel de la calle del Desengaño de Madrid

Cincuenta metros antes de la Gran Vía, a la derecha, está la calle Desengaño. Cuenta la leyenda que tomó el nombre de un suceso anómalo relacionado con un antiguo duelo. Hoy, y desde hace décadas, es oficina de mujeres de la vida y travestidos que hace tiempo dejaron los 50. La calle también ha tenido residentes ilustres como el héroe José Martí (de quien queda placa) o el mismísimo Goya. Yo sin embargo pienso en Sabina, aunque no sea esta su calle Melancolía, que hace esquina con Tirso de Molina. Quizá sea la resaca de haber pasado por Malasaña y su pasado lo que hace que piense en él. Y eso que no he pedido “en el bar de mis pecados otra copa de ron”.

Choca el rótulo de Desengaño con sus cámaras de seguridad, pero más aún su actividad con el templo del número 26. San Martín de Tous. Entro por curiosidad y me topo con los restos de una niña del Opus a quien quieren canonizar. Leo su corta biografía en un papelillo junto al sarcófago y salgo. Fuera las putas me miran mientras tomo fotografías y dejamos “este valle de fábricas de tristeza” para entrar en la elegante Gran Vía. Una belleza para la que tuvieron que demoler a comienzos del siglo XX medio viejo Madrid. Da gusto pasear mirando sus edificios, sus cines… han inspirado incluso a pintores como Eugenio López Berrón para dar vida a decenas de lienzos, así como a muchos directores para rodar películas.

Cuadro de la Gran Vía de López Berrón

Gran Via

Gran Via ed. Fotografiarse frente al  Carrión, el del luminoso de schwepps y el cine Capitol, “donde se encerraron 50 o 60 señoritos, con armas y municiones, dispuestos a aguantar hasta que llegase el general Mola” en el alzamiento del 36. “Los anarquistas volaron las puertas con dinamita y subiendo por las escaleras, se enredaron en una salvaje lucha, hasta acabar con los facciosos” (texto de Miguel Gómez Andrea, de su libro “Mil días de resistencia. Asedio y defensa de Madrid 1936-1939”). Continúa leyendo “De ruta por Madrid (II). De la calle Desengaño al Congreso y los bocatas de calamares de la plaza Mayor”

De Ruta por Madrid

España Cañí

Vivir en Madrid hace que uno se olvide de mirarlo. Al menos en mi caso, nunca paseé contemplando y descubriendo sus edificios singulares, la estética de sus antiguas tabernas, ni me interesé por la historia de sus rincones mientras fue mi hogar. Es ahora, cuando mi estancia en la ciudad se limita a vacaciones de Navidad y paradas de paso, cuando me convierto en turista, en visitante ávida de verlo todo. Para ello esta ciudad, la más bonita del mundo (sí, es cierto que muchas me quedan por ver), ofrece un sinfín de opciones. Desde el dejarse llevar repostando fuerzas a base de churros, cervezas y tapas, como hice la primera semana de 2013 con mi familia, o a través de  rutas, que merecen la pena para todos. Éstas las ofertan tanto Ayuntamiento de Madrid (han de reservarse con antelación y cuestan unos 6 euros por cabeza), como personas y empresas. Aquí dejo el link de un profesor madrileño que las organiza: Caminando por Madrid. También se puede ir con la ayuda de guías o libros. Recomiendo uno: “Madrid Oculto” (de Marco y Peter Besas), perla encontrada sin proponerlo en una tienda muy interesante del barrio de las letras, en la calle Huertas 47 (su único problema es que no aceptan tarjetas).

 De los baúles del bisabuelo Julio a Malasaña

(De ruta por Madrid I)

Parada de Argüelles

El primer jueves de 2013 partimos desde Argüelles para redescubrir Madrid en una ruta a pie que nos llevó por todo el centro y que se alargó desde la mañana a la tarde. Empezamos a buen ritmo por la calle Rodríguez San Pedro, pasando por un edificio que vi antes un millón de veces sin que me llamara la atención y que resulta que fue un modelo arquitectónico en la década de los 60. Se trata de la Casa de las Flores, un bloque de viviendas diseñado por Secundino Zuazo Ugalde (como cuenta la Wikipedia), cuya mayor particularidad, además de la estética exterior y el patio interior, es que fue casa de Pablo Neruda los dos años previos al estallido de la Guerra Civil española.Casa de las Flores, Madrid

Logo Baúles Julio Portolés

Continuamos hacia la calle Princesa para transportarnos, a través de los recuerdos de mi padre, al glamour de otros tiempos… Continúa leyendo “De Ruta por Madrid”

Segóbriga, Uclés y Puebla de Almenara

Escapada de fin de semanaCampos de castilla

A 104 kilómetros de Madrid y a 250 de Valencia se encuentra el conjunto arqueológico más importante de la meseta, Segóbriga. No miento si digo que posiblemente haya pasado de largo más de un centenar de veces frente al cartel de la autovía que indica el yacimiento hasta que decidí parar y ver qué había tras él. Me topé con un parque arqueológico impresionante, con lo que fue una gran ciudad celtíbera y romana y con el apodado “Escorial” de la Mancha, el Monasterio de Uclés, parada obligada para los amantes del arte o los fans de la serie Águila Roja.

Continúa leyendo “Segóbriga, Uclés y Puebla de Almenara”

Cartagena (Carthago Nova) en un puente de 3 días

Cartagena  (Murcia) es un lugar perfecto para escaparse un “puente” siguiendo las huellas de sus antiguos moradores y  las que dejó el pasado más reciente y sangriento de la historia moderna, la Guerra Civil. La ciudad, Cartago Nova, fue fundada por los cartagineses convirtiéndose después en baluarte del Imperio Romano tras su conquista por Publio Cornelio Escipión. En la guerra española, fue defensora férrea del Gobierno de la República, por lo que fue sufrió más de un centenar de bombardeos hasta 1939.  En las últimas décadas, la ciudad se ha esmerado en destapar, restaurar y poner en valor su pasado íbero y romano. … Continúa leyendo Cartagena (Carthago Nova) en un puente de 3 días