Regreso a Montemayor del Río y visita a la bella Hervás

Montemayor del Río. Río Cuerpo de Hombre
Río Cuerpo de Hombre a su paso por Montemayor del Río

No tengo valor, me digo una vez más al llegar a este lugar recóndito de la Sierra de Francia. Pero las ganas de perderme y empezar a vivir una vida entre chopos larguísimos, montañas pobladas y río donde refrescarse en las tardes de verano, las ganas -decía- no se me quitan a cada paso.

Un año más llegamos para culminar las vacaciones, increíbles en el fabuloso Boston, y en menos de una hora me sentía como si hubiera llegado a casa. Y es que aunque antes de llegar piensas en todos los pueblos bonitos que hay para descubrir alrededor (Ciudad Rodrigo, Candelario, etc), la verdad es que se está tan bien al cobijo de sus montes y su castillo que las ganas de recorrer la comarca salamantina, por bella que sea, desaparecen.

Si el año pasado visitamos Salamanca, amén de iglesia y castillo de Montemayor, esta vez disfrutamos recorriendo sus veredas y disfrutando de la casita rehabilitada por mis padres, a la que contribuimos adquiriendo una barbacoa que usamos para hacer carnes, paellas, patatas y hasta patas de pulpo.

barbacoas de leña, paellas de leña

Fue la barbacoa lo único que nos movió de Montemayor. Fuimos en su busca un día a Béjar, de donde nos mandaron al lugar donde la encontramos: Hervás.

Este otro pueblo fue un gran descubrimiento. Aunque es mucho más grande que Montemayor (296 habitantes éste y Hervás más de cuatro mil), la villa conserva la arquitectura de antaño, tiene un interesante barrio judío, una antigua hospedería, la vieja estación reconvertida en albergue para amantes del cicloturismo…

IMG_7574.JPG
Tiene también un restaurante precioso, delicioso y comprometido. Un sitio de los que no sueles ver. Tiene una comida excelente, el local es de lo más cuco y cuidado, los menús no bajan de los 20€, pero a la entrada, sin complejos, junto al horario había un cartel verde en defensa de la Educación Pública.

En su interior da la bienvenida una singular librería en la que puedes curiosear para adquirir el libro o CD que te plazca. Todos nuevos y todos tratan sobre la libertad.

Tras hojearlos, nos sentamos a deleitarnos con la comida y al irnos compramos un CD de un documental sobre cómo utilizó y se hizo fuerte Franco en Salamanca y la novela La maravillosa historia de Peter Schlemihl.

Lo dicho, un sitio para disfrutarlo por todas partes, llamado Sésamo, que al parecer regenta una pareja bien maja, según nos dijo el camarero que nos atendió.

IMG_7575.JPG
En otra entrada, más sobre Hervás.

One thought

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s