Españoles al Polo Norte en motocicletas “Bultaco”

Mirando hacia el Polo

Hay un libro titulado “A journey to Svalbard, Polar Territory”, de Christian Kempf, en el que además de fotos de lo más diversas de todo el archipiélago de hielo y roca, encontré la punta del iceberg de una historia tan fascinante y ridícula como inolvidable. La loca y desastrosa aventura de unos amigos madrileños y catalanes que quisieron ser los primeros españoles en llegar al Polo Norte y además hacerlo en motocicleta. Su aventura acabó a los 15 minutos de alejarse del pueblo, Longyearbyen. De su expedición quedó oxidado y empequeñecido un trineo que estuvo expuesto durante años en el exterior del viejo museo de Longyarbyen (desplazado en el 2005 a un nuevo edificio).

Antes de manifestar el “ridículo” de la expedición española, el citado libro dedica un capítulo a los exploradores del siglo XIX y XX. Explica Kempf que “debido a que está tan cerca del polo y su costa oeste carece de hielo en el verano, Svalbard ha sido una de las bases más importantes para estas expediciones polares”, y relata sucesivos y valerosos intentos por alcanzar la coronilla del mundo.

En el XIX fue el primero. Se llamaba Parry, era inglés y no llegó a alcanzarlo. Se quedó en el paralelo 82º 35’ N (el polo está en el 90º, y la isla de Spitbergen, la mayor de Svalbard, llega más o menos hasta el 78). Los siguientes fueron Andrée, Fraenkel y Strindberg, que lo intentaron en globo, pero éste se estrechó en 1897. En 1930 encontraron los restos de la expedición… En 1906 lo intentó un americano, Wellmann, pero fracasó. Y llegó el noruego Amundsen, quien lo había logrado en el Polo Sur, y logró sobrevolar éste otro en avión. Su viaje inspiró al americano, Byrd, y a un inglés, que logró volar desde Spitberen hasta el polo. Tras él, Amudsen con Ellsworth cruzaron el Polo, también volando, llegando hasta Alaska. En 1928, Wilkins, un inglés, hizo la ruta inversa, volando de Alaska a Svalbard vía Groenlandia. Y cita también a los italianos del grupo de Nobile, que lo intentaron a bordo del avión “Italia”, que alcanzó el objetivo pero casi no el regreso…

… Así hasta que llega a finales del siglo XX. Con él, la frase tremenda: Actualmente tienes que estar muy mal informado para intentar hacer un viaje al Polo desde Svalbard cruzando el hielo, como el equipo de españoles que una vez lo intentaron en motocicletas que tiraban de trineos sin frenos. Tuvieron que desistir después de 200 metros de dejar el aeropuerto de Longyarbyen”. ¡Olé!

Tras eso, buceé en la hemeroteca del Svalbard Posten, el periódico de Longyearbyen, para encontrar su historia. Fue a comienzos de los 80. El grupo, que partía de Cataluña, escribió al Sysselman, el Gobernador de la isla, relatando sus planes para alcanzar el polo en motos. Éste les explicó que su plan era “loco e inconcebible”, pero aún así lo intentaron, gracias entre otras cosas a una buena subvención del gobierno catalán y a la fábrica española de motocicletas Bultaco, que les dio las motos. Según relataron al periódico local éstas estaban preparadas para el aire y el tiempo frío. Imagino que sus ruedas no tanto para el hielo. Para completar el disparate, querían arrastrar con ellas trineos con los que portarían 500 kilos de carga. ¿Y qué llevaban para pesar tanto? Además de la gasolina para 4.000 kilómetros (que ya es), hasta las cajas de galleta María y bocatas… comida impropia para una expedición polar, pues se congela.

Tuvieron que rescatarlos a 15 minutos –en moto de nieve- del pueblo. Se llamaban José María, Antonio, Aurelio y Pablo, dos eran químicos, uno ingeniero y otro médico. Su aventura, según me contaron viejos residentes de la isla, fue motivo de chascarrillo y mofa durante largo tiempo. Desde el principio hasta el final. Aquí os dejo copia literal de lo que publicó el diario local el día que llegaron. Sin gorros ni guantes. Con cazadores y pantalones normales, los seis españoles viajeros al Polo Norte han recibido la primera impresión de la realidad ártica a menos 28 grados… Solo cuatro de ellos tratarán de llegar al polo. Un periodista y su ayudante han llegado con ellos”.

Una de las cosas pendientes que quiero hacer desde entonces, es buscar lo que el periodista relató en Cataluña y encontrar a aquellos graciosos y locos expedicionarios.

PD (incluida en abril de 2014): Para saber como plantearon la expedición antes de partir incorporo un artículo de El País del 82También un nuevo artículo que indica dónde, si el proyecto prospera, se podrán ver algunas de aquellas motocicletas, en un museo en Alcalá de Henares. Por otra parte, como veréis en los comentarios, parece ser que la historia que contaron los expedicionarios a su regreso distó mucho de la que vieron los habitantes de la isla… quizá de ahí la escasa repercusión de la aventura a su regreso.

Artículos relacionados con Svalbard:

1. Svalbard, entre marzo y mayo

2. Svalbard, el lugar donde se libró la última batalla de la II Guerra Mundial

3. Navegar por Svalbard tras el deshielo

4 thoughts

  1. Soy el hijo de uno de los expedicionarios y se nota tu mala información ya que no fué así, no se de donde sacaste toda esta necia información, pero no acertaste en casi nada. Infórmate bien antes de publicar semejantes tonterías.

    1. Hola Jordi, toda la expedición está narrada punto por punto en el periódico local de Longyarbyen, el Svalbard Posten. No sólo están las cronicas y las fotos sino también hablé con gente que lo recordaba.
      El propio viejo museo de Svalbard exponía uno de aquellos trineos refiriéndose al mismo fiasco de expedición, y el libro “A journy to Svalbard” también la menciona.
      Tontería, o mejor dicho ingenuidad, es llevarse al polo cajas de galletas María, que se congelaban, y que creo recordar que salían en una de las fotos de los artículos, donde también aparecía una foto de ellos justo antes de partir. Lamento que las cronicas del periodico, testigos y libros no coincidan con la tuya.

      Te dejo la referencia de los numeros del periodico que dio cuenta de todo: (lo destacan en el resumen que hacen de la historia del propio periódico)

      1981/82:
      – redaktør: Pål Skogmo
      – Kraftstasjonen bygges
      – Museet offisielt åpnet (nr. 21)
      – Spanjolene forsøker å nå Nordpolen med motorsykkel (nr. 26,27 og 28)
      Puedes preguntar al museo por el trineo que exponian de los españoles fuera del viejo edificio:
      http://www.svalbardmuseum.no/index.php

      Por favor, si al regresar dijeron que llegaron al polo o mas alla de 200 metros del pueblo, me encantaría incluirlo.

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s