La Malladeta: Santuario íbero y palacete masón. Villajoyosa

Mallaeta, Malladeta, Villajoyosa, Vila Joiosa

En la entrada sur de Villajoyosa, muy cerca de la playa El Paraíso, se encuentra un cerro en el se ve desde la carretera un edificio que invita a imaginar cuentos de las Mil y una Noches. Su nombre es Villa Giacomina pero todos lo conocen como “la casa” o “el palacetede la Malladeta. Su estructura recuerda a simple vista a un pequeño palacio árabe, como alguna casa señorial de Sintra, pero no lo es. Fue construida en 1905 por un masón, amigo íntimo de Blasco Ibañez, llamado Alfonso, quien edificó tal villa en las tierras que compró su tío, Jose María Esquerdo, jefe del partido republicano en España y al que se considera padre de la psiquiatría moderna, y que construyó en la zona su psiquiátrico.

El doctor, sin embargo, edificó al final sus pabellones en la parte más baja, en El Paraíso (hoy desaparecidos), y en el cerro puso solo su oficina. Está a escasos metros de la casa y también confunde al visitante al simular una torre vigía de las que conformaban la defensa del Levante ante incursiones piratas en el siglo XVI.

La torre está además junto a un santuario íbero, que también podría pasar inadvertido a simple vista, dedicado a la Diosa Marte, construido entre 375 y 350 a. C., y abandonado cuando el emperador Vespasiano dio a la ciudad romana de Villajoyosa (Allon) la categoría de municipium en 73/74 d. C., convirtiéndola en la novena (y última) ciudad romana de lo que hoy es la Comunidad Valenciana.

Los tres elementos ya pueden visitarse con facilidad, ya que el Ayuntamiento de La Vila ha hecho accesible el recorrido y en breve planea poner poner paneles que hablen de la historia de cada uno, así como reconstruir algunos de sus elementos.

Por el momento con la casa, en estado evidente de ruina tras más de medio siglo de abandono, están elaborando un diagnóstico de su estructura con la Universidad de Alicante para apuntalar los elementos que corren más peligro. Además, los arqueólogos de Vilamuseo (nombre del museo arqueológico que en un futuro no muy lejano podrá abrir sus puertas de nuevo en el municipio, en un nuevo edificio), se encargarán de realizar su reconstrucción virtual. Con ambas actuaciones esperan poder servir en bandeja un bonito proyecto de rehabilitación para algún inversor que también quiera poner el edificio en uso (una obra que requerirá un presupuesto enorme).

El palacete combina diferentes estilos arquitectónicos, desde el neo islámico al neogótico y el modernismo, y está lleno de iconografía masona, como es su pavimento de ajedrezado blanco y negro o la decoración arquitectónica que alude a las tres religiones del Libro (una fachada neoislámica, otra fachada neogótica o las estrellas de David que ya solo se aprecian en fotografías antiguas).

Además de la propia vida curiosa del constructor, destaca en el pasado de esta villa que  fue utilizada al final de la Guerra Civil por el Ayuntamiento para alojar al Doctor Bastos, célebre traumatólogo jefe del hospital de guerra Sueco-Noruego de Alcoy, que tras los bombardeos de septiembre de 1938 se trasladó con tal sección al municipio para montar su quirófano en el colegio Doctor Esquerdo. Después de la guerra, según cuentan algunos vecinos, la casa sería ocupada por una sección de soldados italianos.

El cerro de la Malladeta con la Torre-Oficina del doctor en su cima, en una foto tomada desde la playa El Paraiso.
El cerro de la Malladeta con la Torre-Oficina del doctor en su cima, en una foto tomada desde la playa El Paraíso.

En cuanto al santuario iberorromano, lleva años siendo excavado. Según las investigaciones realizadas fue lugar de peregrinación durante cinco siglos, con un templo dedicado a la Diosa Marte mediterránea abandonado cuando la Vila romana, Allon, se convirtió en municipium, momento en el que probablemente los ciudadanos romanos trasladaron la imagen sagrada y el culto del antiguo santuario a algún templo del nuevo foro de Allon, cuyas ruinas están bajo la actual plaza de la Generalitat.

Hoy el yacimiento es conocido en la zona por las observaciones arqueoastronómicas que se realizan dos veces al año, gracias a un convenio del Ayuntamiento con el Instituto de Astrofísica de Canarias, en los amaneceres del equinoccio de primavera y otoño, cuando se produce un fenómeno relacionado con el control del comienzo del año nuevo agrícola por los antiguos sacerdotes íberos, la salida del sol por la isla de Benidorm.

villa giacomina 1
El palacete con la Montaña Puig Campana al fondo
oleopabellon
Oleo de Tomás Vaello (1897) en el que muestra la zona de El Paraíso y la Malladeta. Aunque la construcción parece la casa, se trata del pabellón de señoras del sanatorio de José María Esquerdo.

4 thoughts

  1. Tu post precioso; lo dañinos que somos con el patrimonio, espectacular. La desidia de todos y cada uno de los que tienen el poder de conservarlo, sublime. Y la pena que dan tantos ejemplos en este mísero así, de llorar.

  2. Antes de que en Benidorm hubiese instituto de bachillerato, la mayoría de los jóvenes benidormeros íbamos al instituto de la MALLAETA, sin la D, que han impuesto ahora los progres catalanistas, y en ese palacete medio derruido nos refugiábamos cuando hacíamos “pellas”.
    Algunos incluso se escondían en un aljibe que hay enmedio de esa casa a fumar sus primeros porritos. Y es que los años 70 fueron muy movidos, aunque sin tanta droga ni violencia juvenil.
    Saludos.

Comentarios o sugerencias?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s